Noticias

Acero para salvar al yaguareté

4 Sep 2017
Print this pageEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedIn

A través de un esfuerzo realizado en conjunto por Ternium, Tenaris y Tecpetrol, junto a la Fundación Flora y Fauna Argentina, se construyó un corral de acero para la reproducción y reintroducción del yaguareté en Iberá, Corrientes.

Quedan menos de 200 yaguaretés adultos en toda la Argentina. Están distribuidos en 3 regiones del país: Yungas de Salta y Jujuy, región Chaqueña y algunos sectores de la Selva Misionera o Paranaense. Y están en peligro crítico de extinción: de no modificarse ciertas amenazas que enfrentan, en los próximos años ya no habrá yaguaretés.

La Fundación Flora y Fauna Argentina trabaja en la reproducción y reinserción del yaguareté en uno de sus hábitats de pertenencia: los esteros del Iberá en Corrientes (Reserva Natural), a través de diferentes iniciativas que tienen como objetivo la cría in situ de ejemplares que puedan ser aptos para vivir libres en la naturaleza.

Con ese objetivo, se desarrolló el “Centro Experimental de Cría de Yaguaretés(CECY)“ en la Estancia San Alonso, dentro de la Reserva Natural Iberá. Para su construcción, la Fundación Flora y Fauna recibió donaciones de Ternium Siderar, Tenaris y Tecpetrol,  que se comprometieron en conjunto con la cadena de valor para que este proyecto fuera una realidad. El proyecto involucró desde empresas transportistas hasta centros de distribución, con una participación especial de TONKA S.A. (parte de la cadena de valor de Ternium), quien tuvo a cargo el diseño de los corrales necesarios para la reproducción y cría de los yaguaretés.

El acero que Ternium Siderar fabrica todos los días forma parte de estos corrales, ya que se realizó una donación de chapas galvanizadas lisas, que permiten proteger los cercos de los corrales evitando que crezcan malezas (esto requeriría del ingreso de humanos para mantenimiento) y colocar voladizos en los muros de los cercos para que los yaguaretés no puedan trepar. Los corrales se construyeron además con material donado por Tenaris y Tecpetrol, tubos sin costura que cumplieron su vida útil en la extracción de petróleo y gas y ahora constituyen los postes de los cercos. Por su parte, AMAcindar también realizó un aporte de malla Sima y alambre para los muros de los corrales y sistemas de seguridad.

Gracias a las contribuciones de acero, se pudo construir el sistema de corrales (más de 30 hectáreas con 4 km de perímetro) diseñado para la reproducción de animales procedentes del cautiverio, y para que sus crías puedan desarrollar un comportamiento apto para la vida libre. Las estructuras cuentan con un sofisticado sistema de seguridad y monitoreo (cercos de 5 metros de altura, con 1 metro de voladizo interno y dos conjuntos de líneas de alambres eléctricos).

“El acero, que es un material que puede ser reutilizado y reciclado infinitamente, y que mantiene sus cualidades y es inocuo para la naturaleza, fue la clave para el desarrollo de una iniciativa de alto valor ecológico y de preservación, fundamental para el cuidado del medio ambiente en nuestro país. Sin acero, este proyecto no hubiera sido posible”, explica José Fonrouge, Gerente de Medio Ambiente de Ternium.

Actualmente en el CECY viven 2 parejas de yaguaretés provenientes de zoológicos Argentinos y de una reserva en Paraguay. Se espera en breve la llegada de un cachorro.

Compromiso ecológico

La Fundación Flora y Fauna se constituyó en el año 2010 como una iniciativa de ciudadanos argentinos interesados en la ampliación de áreas protegidas para la conservación de la biodiversidad en diferentes lugares del país. A lo largo de estos años ha gestionado financiamiento local y de donantes extranjeros para destinarlos a proyectos de preservación de especies de flora y fauna, promoviendo la educación ambiental y la capacitación en cuestiones asociadas a la defensa y conservación del medio ambiente.

Fuentes:

Proyecto Iberá
Fundación Flora y Fauna Argentina
Red Yaguareté